“Maharajá”, la zarzuela de la crisis asturiana, hace reír al Campoamor

El libreto de Maxi Rodríguez y la partitura fresca de Guillermo Martínez gustan en el estreno mundial de la obra

Estreno mundial ayer en el teatro Campoamor: “Maharajá“, la zarzuela que aborda con mucho humor la Asturias de la crisis y la reconversión, con el humor característico del dramaturgo Maxi Rodríguez, libretista de una obra con partitura de Guillermo Martínez. Ésta ha sido una de las grandes apuestas de la temporada de zarzuela en Oviedo que ahora concluye. Un nuevo título que se ha gestado en Asturias desde el mismo momento de su composición.

La expectación provocó que el público llenase casi en su totalidad el teatro Campoamor. El argumento, tan bien guardado por toda la compañía hasta el momento de su estreno, aborda las peripecias de Vanesa (Vanisha para los amigos), natural de Vallobín, a la que da vida la soprano allerana Beatriz Díaz, y su viaje a la India para encontrarse a sí misma. Pero allí encuentra también el amor, y es justamente donde comienza la zarzuela, con un preludio y seguidamente un dúo, muy melódico y en la línea de la tradición zarzuelística, y que Díaz interpreta junto al barítono David Menéndez, que encarna a Mishka, el hijo del Maharajá, perdidamente enamorado de Vanesa. Mishka, por aquello de indio e hijo de potentado, tiene un cierto aire a Aditya Mittal, vástago de Lakshmi Mittal, anglo-indio y propietario de la multinacional siderúrgica implantada en Asturias.

Seguir leyendo noticia en La Nueva España